ContactoColectivo
Home

Explotación laboral de jóvenes mineros: Riesgos y desafíos para los aprendices en Colombia

Noticias

Acuerdo entre Glencore-Cerrejón y …

Desde 2021, el actuar de la empresa multinacional Glencore, ahora propietaria de la totalidad de Cerrejón, ha generado inquietud entre los …

Leer más
Noticias

Nuevas apuestas productivas al norte …

“En el conocimiento adquirido en el diplomado durante 6 meses y 180 horas, logramos entender la amplia problemática del carbón y es allí cuando nace …

Leer más

Tras una serie de accidentes laborales donde se han visto involucrados los aprendices mineros de Colombia, el Colectivo de Trabajadores por la Transición Justa, integrado por los sindicados de Sintracarbón, Sintracerrejón Sintramienergetica, Sintradrummond y Sintradem, ha advertido el obstáculo que representa  tanto para el sector, como para la supervivencia sindical, la falta de protección a la integridad de los jóvenes. 

Para el sector minero-energético colombiano, los aprendices y practicantes del SENA desempeñan un papel fundamental al convertirse en la mano de obra especializada en las distintas tareas relacionadas con la extracción del carbón. Sin embargo, la vulneración a los derechos humanos y laborales de los aprendices representa un obstáculo para su desarrollo y el avance sostenible de la industria.   

 

Este fue el caso de un joven de 19 años, cuya carrera en la industria minera se vió truncada a finales del 2022 debido a un desvío de columna tras operar maquinaria pesada sin la supervisión adecuada. A pesar de ello, la ARL (Administradora de Riesgos Laborales) lejos de respaldarlo en el incidente, optó por no concederle la incapacidad debida. Aunque se le otorgó un certificado de fuero por enfermedad, su historial clínico no le permitirá laborar dentro de otras minas de forma optima de nuevo. Lamentablemente, existen varios casos como el de José donde los aprendices guardan silencio frente a estas injusticias por falta de recursos para enfrentar de forma legal a las empresas. 

 

Estas condiciones representan un riesgo a la salud y seguridad de los jóvenes. Si bien son supervisados los primeros días de práctica de aprendizaje, los trabajadores del Colectivo han manifestado su preocupación al evidenciar que pocos días después de “aprender” a operar la maquinaria pesada de la mina, son dejados a su suerte, enfrentando el estrés psicológico que este tipo de responsabilidad representa. Además de ello, el tener que desempeñar actividades pone en riesgo su salud, llegando a inhabilitarlos de por vida para la actividad minera y dejándolos sin un futuro en esta área. 

Amparados en la ley 30 de la ley 789 de 2022, la cual permite que los jóvenes adquieran formación práctica y teórica a través de contratos de aprendizaje, a cambio de que las empresas brinden los recursos para desarrollar las habilidades en un oficio específico, multinacionales carboníferas, apoyadas por el SENA, han calificado a cientos de jóvenes como técnicos en mantenimiento y operación para maquinaria pesada en minería.  

Exigencias de trabajador sin un contrato laboral 

Aunque esta oportunidad abre una puerta para que las nuevas generaciones aspiren a tener un contrato de trabajo con un salario decente, la falta de medidas preventivas para la protección en la formación de los aprendices, dividida en lecciones y  práctica, ha dado lugar para que los derechos laborales de los aprendices sean transgredidos, y, por otro lado, a que a largo plazo se vea afectada la organización sindical de los trabajadores mineros. 

En el caso de Cerrejón, aunque reciben un bono de sostenimiento por parte de la empresa, las condiciones de trabajo que enfrentan los aprendices son injustas, son tratados como trabajadores sin tener un contrato laboral que los respalde como corresponde. Aun cuando el horario y régimen especial establecen una jornada de trabajo de 8 horas, según la voz de los trabajadores, los aprendices se ven obligados a laborar en turnos nocturnos y horarios extensos de 12 horas, inclusive durante los 7 días de la semana.  Tras la trágica muerte de un aprendiz a finales del 2022, se implementó una reducción en las horas de trabajo, pero aún persiste el horario rotativo y la incertidumbre sobre si serán contratados al completar el programa de formación en la empresa.  

Un golpe para la fuerza sindical 

Pese a que desempeñan tareas similares a las de los trabajadores, los aprendices reciben solamente un bono de sostenimiento en lugar de un salario completo. Esta situación deja a los estudiantes con la enorme responsabilidad y carga de trabajo propias de un trabajador, pero sin el respaldo y garantías adecuadas para los oficios. El que desarrollen actividades propias de un trabajador, da la posibilidad a las empresas de disminuir su planta laboral o por lo menos reducir la contratación de mano de obra. Aunque lo dispuesto es que exista un aprendiz por cada cincuenta empleados, lo cierto es que para los trabajadores es cada vez más común ver el aumento de aprendices operando en puestos de trabajo dispuestos para mineros con experiencia.  

La complejidad de esta circunstancia  no solo afecta la vida de los jóvenes, sino que también representa un riesgo para la supervivencia de los sindicatos; al utilizar a los aprendices como mano de obra en las minas, la necesidad de contratar trabajadores disminuye y la formalización laboral se ve afectada, por ende, las afiliaciones a los sindicatos también.  

La minería debe ser un oficio seguro para las mujeres jóvenes 

Pese a que con los años la participación femenina ha venido aumentando, tal y como lo afirmó la organización Women in Mining Colombia, qla cual reveló que solo un 13% de la fuerza de trabajo en el sector está compuesto por mujeres. Según el último estudio de la OIT sobre “La mujer y la minería”, al ser un ámbito laboral masculinizado históricamente, las mujeres resultan ser, además de una minoría en el sector, vulnerables a situaciones de acoso por parte de sus superiores o compañeros de trabajo.  

Aunque la intención no es estigmatizar al sector minero, para el Colectivo de Trabajadores por la Transición Justa, es importante que se implementen protocolos de género efectivos donde se disminuya el riesgo de vulnerabilidad de las jóvenes aprendices en las minas, pues están expuestas a situaciones de acoso laboral por parte de hombres mayores que ocupan un rango jerárquico de poder en la mina.  

En la pasada Conferencia Internacional del Trabajo, se adoptó una Recomendación con el proposito de proteger a los jóvenes aprendices, tomando en consideración que son trabajadores y se les debe brindar condiciones laborales justas y seguras. Hoy, esto es una necesidad que ya está cobrando vidas, es fundamental tomar medidas que garanticen un salario minimo y acceso a la seguridad social. El Colectivo de Trabajadores por la Transición hace un llamado a que tanto el Gobierno como las empresas incurran en que cese  la explotación de los aprendices y la precariedad laboral que debilita la organización sindical. Es responsabilidad de todos trabajar juntos para impulsar un cambio positivo y asegurar un futuro laboral más justo y equitativo para las nuevas generaciones. 

 

Fecha de publicación 08 08 2023